jueves, 30 de octubre de 2014

HABLA BABAS IV


JAVIER VILLAVICENCIO ALFARO, ALIAS “PERRO PULGOSO II”, AL IGUAL QUE LA MASCOTA LEYTON, FIRMA EN SOLITARIO UN GIGANTESCO AVISO, ENCONTRA DE LA LEY DE INTERVENCIÓN A GARCILANDIA Y CON LA CONCHA DE ALERTAR A LA CONFIEP, A LA SOCIEDAD NACIONAL DE INDUSTRIAS Y LA CÁMARA DE COMERCIO DE QUE SE ESTÁ YENDO CONTRA UNA ENTIDAD PRIVADA. ACASO NO SABE EL MONONEURAL DE VILLAVICENCIO QUE GARCILANDIA ES UNA ASOCIACIÓN CIVIL SIN FINES DE LUCRO Y NO PERTENECE A LOS GREMIOS MENCIONADOS.

LUCHITO, LOS GRANDES EMPRESARIOS Y BANQUEROS QUE LA INTEGRAN, NO SE INTERESAN EN PERSONAJILLOS COMO TÚ Y EN NADA QUE NO AFECTE A SUS INTERESES. GARCILANDIA NO ES EL BANCO DE CRÉDITO, LOS DE LA CONFIEP Y CIA, NO SON TUS AMIGOS, TÚ NO SALES EN LA REVISTA COSAS NI ERES DE SU NIVEL SOCIAL, TÚ ESTÁS A LA ALTURA DE RUFIANES COMO RODOLFO ORELLANA, CARLOS BURGOS, LOPEZ MENESES, CESAR ÁLVARES, MANUEL BURGA O ROBERTO TORRES. ASÍ ES QUE SIGUE LLORANDO Y BUSCA UN BUEN LUGAR DONDE ESCONDERTE.

SIEMPRE DE PIE
NUNCA DE RODILLAS

miércoles, 29 de octubre de 2014

BLOG LA MULA.PE


Desde hace diez años, el rector de la Universidad Garcilaso de la Vega, Luis Cervantes Liñán, cuenta con los servicios bien remunerados de un coronel en actividad de la Policía, que hoy busca ascender a general. Pero una denuncia por presunto espionaje a alumnos y docentes, y una resolución del Tribunal de Disciplina del Ministerio del Interior podría aguarles la fiesta a ambos.

Ahora que la Comisión de Educación del Congreso ha aprobado un dictamen que propone reestructurar la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (UIGV) debido a las múltiples denuncias de tipo penal contra su rector, Luis Cervantes Liñán, y autoridades académicas y administrativas, uno de los nombres que debe figurar en la agenda es de Segundo Leoncio Mejía Montenegro, el jefe de Seguridad y Protección Interna en el Área de Rectorado de la institución académica.

ES ALGO ASÍ COMO EL ‘SHERIFF’ DE LA UNIVERSIDAD, O DE SU SEÑOR RECTOR
Pero no es un ‘sheriff’ cualquiera. Segundo Leoncio Mejía Montenegro lleva ya diez años en ese cargo, contratado por el propio rector la universidad privada Garcilaso, y también dirige la Escuela de Instrucción, Capacitación y Entrenamiento en Seguridad Privada de esa casa superior de estudios. Todo, pese a ser un coronel de la Policía Nacional del Perú (PNP) en actividad, que hoy busca ascender al grado de general.

Pues bien, una resolución del Tribunal de Disciplina Policial del Ministerio del Interior (Mininter) ha recogido una denuncia contra este alto oficial precisamente por trabajar para una institución privada como la UIGV –con contrato por tiempo indeterminado– pese a que aún viste el uniforme policial, y ha ordenado abrir contra él una investigación disciplinaria por presuntas infracciones contra la disciplina, contra el servicio policial y contra le ética.



Algo impensable hace diez años en la universidad. Además, en todo este tiempo laboró para el rector Cervantes con conocimiento y autorización de altos jefes de la PNP, como narraremos más adelante.

RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL DE DISCIPLINA
Pero hay algo igual de fundamental que el tribunal disciplinario debería dilucidar. Las denuncias sindican a Mejía Montenegro como el hombre que presuntamente ordenaba y dirigía ciertas “acciones de inteligencia, identificación y seguimiento” contra profesores y estudiantes de la universidad, críticos del rector Cervantes. La investigación que empieza ahora abre esa insoslayable posibilidad.

A continuación, la historia del coronel Mejía, el comisario de la Garcilaso.

DIEZ AÑOS CON EL SHERIFF
Segundo Leoncio Mejía Montenegro fue contratado por la UIGV en octubre del año 2004. En ese entonces, en la estructura policial tenía el grado de mayor y ocupaba el cargo de comisario del distrito de San Damián, Matucana. 

A fines de ese año el vice rector administrativo de la UIGV quiso saber si su contratación había transgredido las normas de la PNP y le preguntó a esta institución si el “fichaje” de su flamante jefe de Seguridad y Protección Interna implicaba algún tipo de “impedimento o incompatibilidad laboral, funcional o legal”.

El 17 de diciembre la directora general de la Oficina General de Asesoría Jurídica del Ministerio del Interior, la abogada Cecilia Espiche Elías, respondió.

En el Informe No 7127-2004-0201, la abogada le resumió al secretario general del Mininter, Pedro Galindo Castro, lo que había determinado el Dictamen de Asesoría Jurídica No 6536-2005-DGPNP/AJ: “No resulta posible que dicho oficial pueda dedicarse a otra actividad ajena a la PNP, en un cargo de confianza y a dedicación exclusiva… la PNP no puede autorizar dicha labor”. Más claro, imposible.


La respuesta no debe haber sido del agrado del rector Cervantes ni de sus colaboradores en la universidad, pues algunos días después volvió a la carga. Esta vez tuvo mejor suerte.

El 26 de enero de 2005, el general Mauro Remicio Maguiño, entonces director de Seguridad del Estado –en donde se encontraba laborando Mejía Montenegro– le envió una misiva al rector Cervantes comunicándole que su oficial favorito sí estaba autorizado “para que continúe laborando como jefe Seguridad de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, a tiempo parcial sin afectar el servicio policial”.

Según obra en la denuncia contra Mejía, la “luz verde” de Remicio fue ratificada ese año por el general Abdul Abed Rosas, inspector general de la Policía; nuevamente por Mauro Remicio cuando éste fue nombrado director general de la PNP; y luego por altos oficiales como Carlos Gómez Cahuas, jefe de la Policía Fiscal. Ya nadie lo movió del cargo de jefe de Seguridad de la Garcilaso.

CARGO DE CONFIANZA
Pero, ojo, que lo que Remicio dijo en su carta a Cervantes fue que el permiso para Mejía era “a tiempo parcial”. ¿Los servicios de Mejía a la universidad fueron a tiempo parcial? Es una de las cosas que serán investigadas.


El contrato vigente entre Cervantes y Mejía, firmado el 2 de enero de 2009 y denominado “Contrato de trabajo a tiempo indeterminado”, indica que esta relación laboral se rige por el Decreto Supremo No 003-97-TR, Ley de Productividad y Competitividad Laboral. ¿Y es compatible con las normas lo que han venido haciendo este oficial y el rector, con la anuencia de los citados jefes policiales?

El caso es que gracias a este permiso la UIGV le paga al ahora coronel Mejía S/. 10,000 mensuales. S/. 8,000 como remuneración y S/. 2,000 por bonificación especial, y el puesto que ocupa es catalogado en el contrato como “cargo de confianza”.


Inicialmente, la denuncia planteada ante la Inspectoría General de la Policía Nacional –presentada por el excatedrático de la UIGV, José Ochoa Pachas, hoy despedido de la universidad– fue archivada.
El autor del archivamiento fue el también coronel Jorge Juan Alarcón Pérez, inspector regional de Lima y Callao, quien pasó por alto las evidencias presentadas por Ochoa y no efectuó diligencias importantes.

Tras el archivo, Ochoa presentó un recurso de queja, y el 25 de setiembre último el Tribunal de Disciplina Policial del Mininter revocó la decisión del coronel Alarcón y ordenó que el coronel Mejía sea investigado. Además, señaló que al archivar la primera denuncia, el inspector regional “evidenció un desconocimiento de la norma legal”, y por eso a él también lo van a investigar.

En buena cuenta, la investigación que efectúe el Tribunal de Disciplina deberá zanjar si Mejía Montenegro violentó o no las normas policiales. Pero también debería determinar si los generales que en su momento le permitieron laborar en la Universidad Garcilaso actuaron, o no, de acuerdo a ley.

"ACCIONES DE INTELIGENCIA"
En estos años no solo hubo desazón en docentes y estudiantes de la Universidad Garcilaso por los manejos y las decisiones del rector Luis Cervantes. En este tiempo también se han sentido “espiados”.

Obtuvimos copia de informes que dos supervisores de seguridad y vigilancia de la UIGV le enviaron en junio de 2012 a su superior, Segundo Mejía Montenegro, dándole cuenta de las actividades efectuadas por un grupo de alumnos que cuestionaban la gestión del rector Cervantes.

“El suscrito, por disposición de la Jefatura de Seguridad [a cargo de Mejía Montenegro] continúa realizando diversos trabajos con la finalidad de identificar a los alumnos que estarían azuzando a los alumnos…”, señala parte del Informe No 021-2012-SEVISAPI/RUIGV, del 16 de junio de 2012, firmado por el supervisor de Seguridad y Vigilancia Jorge Navarrete Castillo. En el mismo documento se da cuenta de los alumnos que “tomaron la palabra y arengaron a los estudiantes”: Víctor Manuel Velezmoro Rubio, Juan José Racchumí Salas y Julio Theodoro Camargo Nieto.

El segundo informe, número 028-2012-SEVISAPI/RUIGV, del 20 de junio de ese año, lo firma otro supervisor, Carlos Cáceres Navarro, quien le da cuenta al coronel Mejía de la identidad de otro “azuzador”.


“El suscrito, en el marco de sus actividades de supervisión y control, continúa realizando acciones con la finalidad de identificar a los alumnos que están encabezando y azuzando a los estudiantes”, reporta, y luego entrega el nombre del cuarto estudiante “azuzador”: Julio César Torres Jiménez. El propio informe admite acciones de seguimiento contra este universitario: “… Al notar que se le estaba haciendo seguimiento optó por retirarse…”, indica.

IDENTIFICANDO "AZUZADORES"
Con estos “informes”, la universidad, a través de su llamado Tribunal de Honor, les abrió proceso disciplinario a los cuatro estudiantes y los expulsó. Según fuentes de la universidad, el único que ha logrado volver a las aulas es Julio Camargo Nieto.

Esa es la importancia que tuvo y que tiene para el rector y sus autoridades universitarias el coronel PNP Segundo Mejía Montenegro. Pero no sólo para la universidad. También lo sería para la institución policial, pues ahora forma parte del cuadro de ascensos para el grado de general, es decir, es serio candidato a obtener tal alto grado.

Buscamos contactar al coronel Mejía a través de la oficina del Rectorado. La secretaria de Cervantes nos manifestó que el coronel se encontraba con licencia y tomó nota de nuestros teléfonos para el respectivo contacto, pero al cierre de esta edición no recibimos comunicación. Además, números de celulares que teníamos registrados con su nombre se encuentran fuera de servicio.


martes, 28 de octubre de 2014

TANTAS VECES LEYTON: HABLA BABAS III

EL FELIZ CUASIMODO Y MASCOTA DE LOS NUEVOS TIEMPOS, HACE SUYO UN PRONUNCIAMIENTO REDACTADO Y FINANCIADO POR EL RECTORADO


TRADUCCIÓN

En el sagrado reino de Garcilandia todo es felicidad, las mujeres van a misa, oran y se confiesan, mientras los hombres glorifican y cantan alabanzas a su altísimo. Garcilandia está bendecida por la obra y gracia de su Salvador Luis Cervantes Liñán, quien nos da el pan nuestro de cada día, pero que hoy, se está sumergiendo en las tinieblas por culpa de unos demonios indeseables, quienes junto a siete plagas apocalípticas y en medio de un gran diluvio bíblico, tratan de imponer un reinado maligno y convertir a Garcilandia en un valle de lágrimas. Aquel ejercito del mal, liderados por Belcebú, con una crueldad propia de Herodes, pretenden  descabezar a miles de súbditos inocentes, quienes ven con temor la llegada de un terrorífico gobierno islámico. Por eso, oramos ante nuestro Santo Patrón Luis Cervantes Liñán, a quien desde un altar le prendemos cirios e inciensos, con la feliz esperanza de la resurrección y el bienestar de su robusto bolsillo.

lunes, 27 de octubre de 2014

DIARIO 16

RECTOR DE U. GARCILASO NO PUEDE DISPONER DE SUS BIENES POR ORDEN JUDICIAL


El Poder Judicial dispuso que los bienes del rector de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, Luis Cervantes Liñán, no sean hipotecados, vendidos ni transferidos durante 90 días para evitar que se oculte información respecto a los costos de compra.

La fiscalía presume que casas y vehículos fueron adquiridas con dinero ilícito. A Cervantes se le investiga por el presunto delito de lavado de activos.

El pedido de esta medida la hizo el Ministerio Público en vista que el rector en otras oportunidades ha transferido y ocultado información sobre sus bienes. La disposición judicial fue dada la semana pasada.


Las viviendas que no podrán ser transferidas están ubicadas en Cieneguilla y en Surco. Ambas costaron US$ 796 mil. Mientras que los vehículos son una camioneta Toyota RAV4, un automóvil Mercedes Benz y un vehículo Honda, valorizadas en US$ 190 mil.

DIARIO PERÚ 21



Propiedades no podrán ser hipotecadas, vendidas ni transferidas durante los próximos 90 días.

Luis Cervantes Liñán es investigado por el delito de lavado de activos. (USI)
Por orden del Poder Judicial, los bienes del rector de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, Luis Cervantes Liñán, no podrán ser hipotecados, vendidos ni transferidos durante los próximos 90 días.

Cervantes es investigado por el presunto delito de lavado de activos.

La Fiscalía a cargo del caso presume que los bienes han sido adquiridos con dinero ilegal. Entre ellos se encuentran dos viviendas por US$796 mil y vehículos por US$190 mil.

sábado, 25 de octubre de 2014

EL COMERCIO.PE

RECTOR DE U. GARCILASO NO PODRÁ VENDER NI HIPOTECAR SUS BIENES
Poder Judicial ordenó que Luis Cervantes Liñán no transfiera sus costosos bienes para evitar que oculte información.


Durante 90 días, el rector de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega no podrá vender ni hipotecar sus bienes. (Foto: Archivo de El Comercio)

El Poder Judicial dispuso que los bienes del rector de la Universidad Inca Garcilaso de la VegaLuis Cervantes Liñán, no sean hipotecados, vendidos ni transferidos durante 90 días. Esto para evitar que se oculte información respecto a los costos de compra de sus bienes.

La fiscalía acargo de la investigación a Cervantes por el delito de lavado de actuves presume que estos bienes (casas y vehículos) hayan sido adquiridos con dinero ilícito. 

El pedido de esta medida la hizo el Ministerio Público en vista queCervantes, quien es investigado por el delito de lavado de activos, en otras oportunidades ha tranferido y ocultado información sobre sus bienes. La dispoción judicial fue dada la semana pasada. 

BIENES DE CERVANTES
Las viviendas que no podrán ser transferidas son la ubicada en la avenida Tambo Nuevo. Mz. F Lte. 26, en la Ub. Cieneguilla, y la vivienda que está frente a la calle 10 Mz. C, Urb. Monterrico Norte, en Surco. Ambos inmuebles la costaron US$ 796 mil. 

En cuanto a los vehículos son: Una camioneta Toyota RAV4, un automóvil Mercedes Benz y un vehículo Honda. Por las tres unidades, Cervantes desembolsó US$ 190 mil.


EL CERCO CONTRA EL MAFIOSO LUIS CERVANTES LIÑÁN SE VA CERRANDO, TODOS UNIDOS, SIGAMOS ADELANTE.

viernes, 24 de octubre de 2014

HOY EN EL DIARIO LA REPÚBLICA

EL MAL EJEMPLO DE LUIS CERVANTES LIÑÁN